miércoles, 5 de junio de 2013

BOMBA DE CALOR (IV). Tecnología Inverter.

Continuamos con la bomba de calor, se acerca el verano y los aires acondicionados están presentes entre nosotros... entendámoslos :) 

En este post hablo de la tecnología inverter, una forma eficiente de hacer funcionar nuestro sistema aprovechándolo en condiciones extremas. 


Tecnologías de una bomba de calor.

Según la tecnología de funcionamiento básico, la bomba de calor normalmente se vería obligada a reducir la capacidad de calefacción cuando en el exterior desciende la temperatura. Exactamente en el momento en el que aumenta la demanda de calor, de calefacción.
Para superar este inconveniente se ha desarrollado una tecnología especial, llamada “inverter” que es capaz de aumentar la velocidad de rotación del compresor, compensando así la baja eficiencia térmica en temperaturas “extremas” o muy bajas.
Al contrario, cuando la temperatura exterior aumenta, la tecnología “inverter” es capaz de modular la frecuencia, el suministro de energía adecuada a las necesidades de climatización deseadas, disminuyendo así el consumo eléctrico.
Ventajas de la tecnología inverter:
-      -  Elimina la necesidad de sobredimensionar la bomba de calor.
-      -  Optimiza la eficiencia energética de la bomba.
-      -  Estabiliza la temperatura ofreciendo mayor confort.

Un sistema de climatización tradicional que quiera, por ejemplo, enfriar una habitación a una determinada temperatura (24ºC), lo hará repitiendo continuamente ciclos de encendido/apagado, mientras que uno con tecnología Inverter llevará más rápidamente la habitación a la citada temperatura sin necesitar después esos ciclos. En el gráfico siguiente, la línea roja representa la temperatura en esa habitación empleando un sistema tradicional, y la verde la de uno con Inverter.

En el área sombreada están las temperaturas de confort, podrían ser 24.2ºC- 23.7ºC… , en ese área se va a mover un equipo inverter. Estaremos cómodos pues no notaremos las típicas fluctuaciones desagradables de los sistemas convencionales. Un equipo no inverter nos enfriaría la habitación a 23ºC o más, pararía hasta que la habitación se calentara a temperaturas de más allá 25ºC, y luego arrancaría para empezar así un nuevo ciclo.

Estos continuos ciclos acortan la vida de las máquinas y provocan consumos mayores, mientras que con la tecnología inverter se puede ahorrar desde un 25% hasta un 50%, dependiendo de su uso. Además, las bombas de calor con esta tecnología son también más eficientes, pues pueden seguir operando en óptimas condiciones incluso cuando la temperatura exterior es mucho menor a 6ºC.



Las fuentes utilizada para elaborar el post:




Nos vemos próximamente, en el siguiente post, que adelanto hablará de la parte más importante de la bomba, las tipologías, sistemas agua-agua, aire-agua, aire-aire y aire-agua. 

Un saludo a todxs y a la próxima 


Si un hombre que no sabe contar se encuentra un trébol de cuatro hojas, ¿Él tendrá suerte? (Stanistaw J. Lec)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios