miércoles, 12 de diciembre de 2012

SOSTENIBILIDAD, AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA.



Son tres palabras que escuchamos o utilizamos con frecuencia y son conceptos muy básicos e importantes con los que comenzar:

Sostenibilidad es la palabra utópica de nuestra sociedad, se usa desde el año 1987, cuando la sta Brundtland presentó anté la ONU el informe llamado Nuestro Futuro Común, en el que por primera vez se definía el término como

 “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”


Hoy en día, cuando hablamos de sostenibilidad lo relacionamos directamente a tres conceptos: ambiental, social y económico
En base a su viabilidad podemos calificar si algo es o no sostenible. Para ello ha de cumplir, o ser viable, en estos tres términos. Por fin no hemos dado cuenta de que son imprescindibles, simbióticos.

Actualmente se está trabajando tantísimo para lograr un crecimiento sostenible, para medir los avances conseguidos o para clasificar el desempeño ambiental de las políticas de un país se utiliza el EPI (índice de Desempeño Ambiental) y para analizar a empresas el Triple Resultado.


¿Y el ahorro y la eficiencia?
Energéticamente, ambos conceptos tienen el mismo objetivo: REDUCIR EL CONSUMO manteniendo los servicios.

El ahorro depende directamente de la concienciación del usuario, de nuestras actitudes cotidianas, nuestro comportamiento... 

Mientras, la eficiencia está relacionada con la eficacia (productividad) de instalaciones o equipos, optimizando los recursos. Un equipo es eficiente si funciona bien (cumple sus prestaciones) y consume poco. 

Aprendizaje colaborativo. Por una cultura libre.
Licencia Creative Commons
Este obra de Marta Ortiz González está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.